jueves, 19 de octubre de 2017

SEMILLA


Algunos muertos
son semillas plantadas en los ríos

Porque hay  huertos
donde esos muertos plantados
navegan como navíos
entre escombros de bastillas.

Esos muertos
no terminan de morir.

Siempre respiran y ríen
en la gente que al vivir
recuerda que en ciertos puertos
hay semillas que el embrujo
convierte en flores de lujo.

Se hacen parte del paisaje
y atraviesan corazones
convertidos en canción
y en trazo de tatuaje.

Ya sabemos donde está,
su semilla ya agarró.

Maldonado apareció
y vive en miles de pechos
que rezan
por Santiago.

Isabel Salas


lunes, 16 de octubre de 2017

NARANJAS



No sé si aún te quiero.

Sé que te quise y tú lo sabes, te quise mucho y tal vez es verdad, como dices cada vez que me vienes a ver, que una parte de mí nunca dejó de amarte. No sé negarlo ni tengo argumentos para discutir.

Me siguen gustando las naranjas y me gusta verte llegar cada semana cargando una bolsita llena y esa sonrisa con la que anuncias"vitamina C", como si bastase invocar el poder sagrado de las vitaminas para olvidar estos años lejos de ti y regresar, como me pides, a tu corazón, como quien vuelve a casa.

No sé donde se fue el amor, si está dormido como tú dices y se despertará como se despiertan los amores a fuerza de besos, o si se terminó y nada podrá hacer que brote el tronco seco que ya gastó todas las lágrimas llamándote a gritos en cada orgasmo lejos de ti. Tampoco sé mentirte, amor, me enseñaste a decirte siempre lo que sentía y así sigo, desnudando mi alma cada vez que te hablo, y confiando siempre en la inmortalidad de la pureza.

No se puede volver al pasado, afirmas, pero se puede leer el mismo libro años después siendo más sabio y tal vez sea verdad, pero mi libro ya no es el mismo, tiene más capítulos que cuando lo leíste y no todos son fiestas de cumpleaños. 

Tal vez debas leerlos todos, dejarme hablar, sin decir que no importa. Debo contarte todo lo que pasó para estar bien segura de que sabes quien soy. Quien soy ahora y no quien fui, en quien me transformé.

Entonces tal vez, cuando de verdad me mires con los ojos de ahora y yo sepa quien es el hombre que hoy me escucha, merezca la pena regresar a ti, sabiendo adónde voy y tú quién soy.

Es cierto que tus besos siguen sabiendo rico, que Montaner sigue sonando mejor en tu coche que en cualquier escenario y que mi sonrisa sigue entrando enterita en la tuya cuando me muerdes, pero no basta eso para que las naranjas hagan milagros y anuden nuestras almas reatando los lazos que se desbarataron.

La vitamina C necesita su tiempo para actuar, y como sabes, tiempo me sobra y naranjas nunca te faltaron.

Mi zumo, ya lo sabes, con hielo y sin azúcar.

Isabel Salas

martes, 10 de octubre de 2017

CEDER



A veces tienes que ceder.

Eso te dicen, que en la vida hay que saber ceder y tú, que quieres ser sabia y portarte bien, cedes.

Y cedes desde que te echas a andar, maldita sea.
Transiges en la escuela,  en el tobogán del parque, en el kiosko de palomitas. Cedes con tus hermanos, con tus hijos, con tus hombres.

Cedes asientos en el autobús y cedes la vez en la fila de la carnicería porque esa otra mujer parece aún más cansada y más triste que tú y llegó arrastrando esas piernas llenas de varices gruesas como dedos y a ti se te ocurre que cederle el lugar es una idea estupenda, así que lo haces y la haces sonreír y ella dice gracias y después le regalas tu tiempo y escuchas cómo te explica que está esperando que la llamen para operarse desde hace trece meses mientras tú piensas cuánto tendrás que esperar tú cuando tus venas te abracen por fuera y quedarte en pie sea una tortura.

Cedes también la película en el videoclub a tu vecino depresivo que estaba loco por verla o en las discusiones con tu cuñada porque no quieres joderle la puñetera Nochebuena a nadie, y menos a tu suegra que cuando se queda contrariada le da por beber y al final te toca a ti llevarla a urgencias.

Poco a poco te vas perfeccionando en el arte de ceder y un día estás cediendo en la negociación de gananciales a la hora de una separación o en el valor de tu hora laboral porque más vale un grifo goteando que cerrado cuando lo que gotea es dinero. 

Te especializas en el arte de ceder y cedes.

Cedes y cedes hasta que un día de pronto, te das cuenta que ceder se parece demasiado a conceder, a transigir, a dar o a entregar. Con la boca seca saboreas el sabor de otros verbos más cabrones como consentir, abdicar o claudicar y te parece que tienen el mismo gusto que desistir y entonces, simplemente, decides que ya no cedes más de momento.

Recuerdas que una vez te dijeron que a veces hay que bajar un escalón para poder subir tres más tarde y que lo bajaste, y más de dos y más de tres, y hoy, de pronto, así como si hubiese llegado volando desde quién sabe dónde, se ha posado ante ti la hora de empezar a subir de nuevo.

Levantas el pie, calculas la altura y decides que no cedes más.

El escalón es tuyo, el pie también, la rodilla y las ganas de subir. Todo lo tuyo quiere subir y los primeros pasos te llevan ante una librería especializada en diccionarios.

Cuando te preguntan que deseas , la respuesta sale de tu sonrisa de par en par, oliendo a brisa de playa:

- Un diccionario de antónimos por favor.

Isabel Salas






jueves, 5 de octubre de 2017

GARANTÍA



Hasta yo, que no soy de rezar, a veces siento esa necesidad imperiosa de dominar la magia, o conocer los rituales más secretos y poderosos que me permitan proteger el brillo de la mirada verde de mi amada hija, cuando llega como hoy, y después de merendar, con la pancita llena, me dice que mire la foto que se hizo en el cole con una de sus amigas.

Sin poder evitarlo se llenan mis ojos de lágrimas por ese futuro inescrutable que planea sobre ella. Sé que aún no está escrito, y sé que en él caben muchos posibles finales y demasiados diferentes capítulos.

Y me gustaría tener el poder de escribirle la vida más feliz, más segura y más llena de amor posible y decirle que no se preocupe, que está todo bien y siempre lo estará, que le he llenado el futuro de momentos felices y de sonrisas. Me gustaría registrar ese libro, como registré los otros que escribí y poner en género literario, en vez de prosa o poesía, una palabra mágica que siempre me sonó a certeza y a honestidad, a apretón de manos cósmico con todos los dioses y sus ángeles: "garantía".

Recuerdo cuando era niña y aprendí su significado, como me pasé meses escribiéndola por todos lados mientras repetía, como un mantra sagrado, susurrando bajito, que lo que deseaba se iba a realizar con toda seguridad. La escribía en las suelas de mis zapatos gorila, en la parte de atrás de la lavadora y en el segundo escalón de la casa de la Calle Tercia. Allí vivimos dos años, y justo donde el ala de un ángel de hierro que adornaba la barandilla, daba un toque en el escalón yo me agachaba y con mi lápiz escribía en letritas bien chiquitas la palabra garantía.

Recuerdo que en una ocasión el vecino del primero, me pilló en pleno acto vandálico y me preguntó que estaba escribiendo. Aquel hombre se llamaba Joaquín y era muy mayor, al menos así me lo parecía, no recuerdo casi nada de él, pero sí que su mujer se llamaba Lola y que a veces me pasaba la mano en la cabecita  cuando lo encontraba en la escalera y me decía "que niña tan educadita" cuando lo saludaba con un buenos días o un buenas tardes al cruzármelo.

Seguro que aquel día no le parecí tan educadita al pillarme escribiendo en el escalón de mármol blanco. 

Cuando le confesé que estaba escribiendo la palabra garantía, sonrió.

¿Y eso para qué?
- Pues para que todo salga bien.

Todavía recuerdo la carcajada que soltó antes de responder:
- Excelente idea Isabel, magnífica idea.

Me pareció sorprendente que "un mayor" pudiera estar de acuerdo con aquella magia infantil improvisada, pero me pareció tan sincera su risa y tan amable su gesto al tocarme el pelito que hoy al sentir esas ganas de escribir  garantía en el segundo escalón de la calle Tercia, número dos, para proteger a mi hija del futuro incierto, y poder prometerle que TODO saldrá bien, me hubiera encantado poder hacerlo y volver a encontrarme a mi vecino Joaquín Moreno para que me felicitara por mi magnífica idea.

Las buenas ideas son como las miradas de doce años, nunca caducan y siempre están llenas de magia.

Isabel Salas

sábado, 30 de septiembre de 2017

SOMBRAS


En la noche oscura del alma
falta la luna.

A veces
es tan negra como la calma, 
honda laguna.

Otras,
hay tenue luz
debajo de las sombras.

Y siempre...
después o antes,
amanece,
nace el día 
que todo lo clarea.

El sol sonríe,
te toma entre sus brazos
y te mece.

Isabel Salas

viernes, 29 de septiembre de 2017

VOLVER AL MAR



El mar, 
que siempre me estuvo esperando, 
abrazó mis pies 
y secó mis lágrimas, 
como hacen las cosas los mares, 
a lo grande, 
a lo azul, 
a lo profundo.

Y yo 
volví a ser la niña 
capaz de tratar de atrapar 
su alma de espuma, 
sonriendo, como hacen las cosas niñas, 
a lo inmenso, 
a lo blanco, 
a lo rotundo.

Mientras él murmuraba, 
entre olas, 
palabras de amor 
plantando sonrisas en mi abismo abisal, 
yo intentaba volver a creer 
que, sin magia, la vida, 
es vacía, 
falaz e irreal.

Isabel Salas


Dedicado a Julia Ruiz, una de esas lectoras que pesqué en su día con un poema y que hoy forma parte de mi universo como yo del suyo. Las redes permiten  que quien escribe y quien lee dejen de ser desconocidos que se abrazan en un poema para ser mucho más.

Ponerle cara y nombre a alguien que se acerca a mi blog o compra un libro, es un privilegio que escritores de otros tiempos no pudieron tener  y agradezco mucho esa posibilidad.

Un abrazo Julia!




lunes, 25 de septiembre de 2017

TRES AÑOS


Hace tres años abrí este Blog con la idea de publicar un libro y el sueño secreto de que alguno de mis poemas se hiciera canción. 

Hoy ya son cuatro libros publicados y otros tres preparados para unirse a ellos, muchas canciones, la experiencia de haber presentado dos programas diferentes en Radio Digital y sobre todo, la satisfacción personal de ver como mis hijas dicen que su madre es escritora aunque a mí me parezca a veces un título demasiado grande y sea consciente de lo mucho que deberé esforzarme para merecerlo realmente.

Algunos sueños se cumplen y al hacerlo, nos enseñan que jamás es demasiado tarde, se expanden conforme se van materializando y nos invitan a seguir soñando con nuevas metas, nuevas posibilidades y horizontes lejanos, que no por difíciles tienen que ser necesariamente inalcanzables.

En el camino he encontrado zancadillas y manos tendidas, burlas y sonrisas de ánimo, amigos incondicionales, apoyos imprescindibles y otras personas que son como esos lugares de la Mancha de cuyos nombres, mejor no acordarse.

Me quedo con la parte positiva y todo lo que he aprendido en estos tres años sobre el mundo y sobre mí misma, y me quedo también con la alegría de ver a mis amigos Juan Mantero y Juan Carlos Tonatiuh, publicando sus primeros libros, dos hombres a los que conocí gracias a este mundillo literario en el que me muevo, de los que aprendo y a quienes admiro como personas y como escritores.

Tengo otros amigos y amigas que escriben, y con ellos comparto ese amor por la poesía que sólo entienden los que lo sienten. Espero poder leer también sus libros un día y que nuestros blogs y nuestra amistad sigan cumpliendo años y metas.

Mi blog completa tres años y eso me deja feliz, está rondando las 350.000 visitas y espero que sigan creciendo, que cada vez seamos más los amigos pescados gracias a los poemas y que el próximo año, cuando se cumpla el cuarto aniversario, yo pueda celebrarlo con mi familia reunida de nuevo y no como hoy, separados por circunstancias inevitables.

Gracias a todos los que me leéis, un beso a cada uno, a los que comentan, a los que me buscan por facebook para hablar conmigo, a los que me mandan emails contándome pedacitos de su vida para que yo los haga parte de algún poema y a los que no dicen nada pero están ahí, escogiendo venir de vez en cuando a leer a este Blog entre tantos como hay y se convierten por unos segundos en el "dígito" que me dice mira Isabel, una visita, alguien, un lector, un amigo, siempre un regalo.

Gracias.


AMIGOS REGALADOS

Algunas veces 
los amigos te regalan poemas.
Los traen como una ofrenda.
Lee.
Te gustará.
Como hizo Amparo.

Otras veces 
los poemas te traen amigos.
Amigos atraídos 
por lo que escribes.

Tus pensamientos, 
salen de tu cabeza vestidos con palabras,
sin manos que los guíen, 
sin g.p.s.

Entran en las cabezas de otras personas, 
que no conoces.
Y allí  sus sentimientos  
se anudan con los tuyos.

Tus versos se transforman
en hilos de pescar que pescan gente.
Gente que viene y te mira.
Te lee. 
Te analiza.
A quien le gustas 
por lo que has escrito.

Nuevos amigos pescados por poemas.
Regalados.
Traídos desde quien sabe dónde...
que vienen y se instalan.
Te saludan.

Entran.
Y se quedan. 



Isabel Salas

miércoles, 20 de septiembre de 2017

ESPEJISMOS


Tanto quise creer que eras mío, que lo creí a pesar de todas las evidencias en contra y todas las advertencias del mundo, de las amigas y del sentido común.

Miraba ese castillo encantado flotando en el calor del desierto y no comprendía que en los corazones desiertos, como el mío, los espejismos se clavan como si fueran agujas de verdad y no sombras flotantes temblorosas y calientes.

Como chinchetas en la manzana se clavan.
Como tú en mí, así aquel espejismo bonito se clavó en mi alma.

Yo me sentaba a mirarlo mientras tú te ibas al cine a ver otros espejismos más sofisticados, enlatados... fabricados por otros corazones más poblados y felices.

Más profesionales.

Tus palomitas eran de verdad y tu refresco, el perfume de la sala, el aire acondicionado y el asiento mullido, todo de verdad. Lo mío todo inventado por mí. Sin sala ni fresquito, sin asiento y sin entrada, pasé horas soñando con la película que yo misma rodé, dirigí y protagonicé contigo.

Sólo mis palomitas eran de verdad, como las tuyas.

Caseras, recién hechas y con el punto perfecto de sal.

Isabel Salas

lunes, 11 de septiembre de 2017

SOLDADOS FRÍOS



Algunos hombres han pasado tanto frío que nunca más encuentran la manera de calentarse del todo.

Eso me dijeron varios, especialmente algunos, que fueron soldados en guerras lejanas o cercanas de las que yo no participé directamente pero que conocí a través de ellos. Con el tiempo, aprendí que es cierto y que ellos nunca se calentaban completamente, la mirada, las manos, el alma o el corazón permanecían guardando la perla de sangre helada.

He visto como el frío, que un día se instaló en ellos, los invade de mil maneras en las horas más inesperadas, cuando los demás creemos que ellos han pasado página sin comprender que en todas las hojas está escrito el mismo renglón. La malaria mal curada de hielo y pesadillas, vuelve una y otra vez, siguiendo un ritual maldito que los obliga a temblar y a llorar. He sentido a su lado esa ráfaga helada que viene a envolverlos con otros fríos de noches en el monte, de muerte, de amigos desangrados y de enemigos que aún les piden en sus pesadillas que no los maten.

Mi vida ha estado rodeada de soldados y guerrilleros sin que yo haya hecho nada por buscarlos o por preferirlos entre otros hombres. Desde mi suegro, que luchó en la guerra civil española y que después se quedó en el monte muchos años con los maquis intentando resistir románticamente al fascismo de Franco,  hasta otros, de varios países, que por circunstancias diferentes han hecho parte de mi vida por días o años y han sido mis parejas, mis amigos, o sólo aves de paso que han parado unos minutos en mis cables para hablarme de lo frías que son las noches de las batallas en las que les tocó luchar y de como ese tremenda frialdad forma ahora parte de ellos.

Todos me han hablado del mismo modo con las mismas palabras y las mismas lágrimas en la voz, todos dicen, cuando están sobrios, que ellos estaban allí pero nunca mataron a nadie, y todos hablan de la mirada en los hombres que mataron, cuando están borrachos, y siempre es la misma mirada. 

Me la han descrito voces diferentes que han estado en diferentes guerras, en diferentes años y en diferentes sitios y es siempre la misma: la mirada de la persona que sabe que la vas a matar y que pasa del odio o del miedo al estupor y a la fraternidad pasando por el entendimiento y hasta el perdón en muchos casos y todos han dicho antes o después que el frío parido por esa última mirada es un escudo que los aísla del resto de las personas, un manto pesado que los mata poco a poco y no los deja calentarse del todo jamás.

Recuerdo una espalda llena de metralla y la curiosidad de mis dedos cuando por primera vez tocaron aquellos pedacitos metálicos a través de la piel en una tarde de amor. El hombre que me abrazaba me mintió, dijo que eran cachitos de vidrio consecuencia de un accidente y que no merecía la pena extraerlos, y yo, que tengo una tendencia suicida a creer las mentiras de los hombres que amo, lo creí como creía que él no mentía o que nuestro amor era la prueba viva de que Ricardo Montaner era un enviado divino para hacer la banda sonora de nuestro amor eterno.

Cuando quiso contar la verdad y me habló de las bombas y de la cárcel o de las torturas, ya había contado tantas mentiras que Montaner no resistió y se fue con su sillón de la paz, sus ganas de acariciar y sus habitaciones vacías a colgar pasiones en otras paredes llevándose un pedazo de mi alma que hasta hoy no recuperé.

Recuerdo que el dueño de aquella metralla me dijo que lo peor era saber que las bombas no miran a los ojos de nadie y no escogen a quién reventar con más piedad, tampoco olvido cuando paraba el coche para pedirme que lo mirara un ratito o me despertaba de madrugada para mirarme con sus ojos negrísimos de carbones brillantes hasta que llorábamos los dos y enseguida me preguntaba que canción quería escuchar.

Se levantaba, y desnudo, me cantaba lo que le faltaba a nuestras vidas, haciéndome soñar con caminadas bajo la lluvia mientras yo besaba sus barcos y sus flores con mis gotitas de colores. Como cualquier hombre enamorado, desafinaba sin pudor jurando amor eterno, estiraba las noches y llenaba de magia nuestro mundo, convirtiendo la metralla en estrellas durante el tiempo que el sueño nos duró.

Perdimos la batalla y el frío ganó, el frío que le impidió confiar en mí, que lo hizo mentir y que nunca lo dejó estar caliente a mi lado y sentir la paz que tanto buscaba y que yo le ofrecía a chorros.

Llegaron otros amores después de él, otras noches de abrazar y cantar, y otros guerreros. Hay una que me marcó mucho, con ella sueño hasta hoy en mis pesadillas: la noche en que otro de esos soldados soñó con el frío estando en mi cama. Me despertaron sus manotazos y sus sollozos. Temblaba mucho y mi primera intención fue cubrirlo y acercarme a él para calentarlo. Me llamó la atención que gestos tan rápidos y agresivos viniesen acompañados de un llanto mansito de niño castigado y sin reflexionar demasiado me intenté acoplar a su cuerpo para calmarlo. Él estaba en plena pesadilla soñando que lo mataban  y al sentirse tocado, aún entre sueños reaccionó golpeándome y tratando de estrangularme.

Se defendía, no me atacaba, lo entendí así y reaccioné instintivamente quedándome flojita, sin ofrecer resistencia, calculando científicamente cuanto aire tendrían mis pulmones y si resistiríamos el tiempo suficiente para que él se diera cuenta de que yo no era el enemigo, ni estaba oponiendo resistencia ni quería hacerle daño.

Noté que no reaccionaba y me arriesgué a moverme un poco. Rocé su rostro con la mayor suavidad posible pensando que no estaba funcionado mi estrategia de supervivencia y que me quedaban muy pocos segundo antes de desmayarme. Al toque, él abrió los ojos y me miró. Aunque sus manos aún estaban apretando mi cuello, la presión cesó instantáneamente y se convirtió en una caricia desesperada que nunca olvidaré. Mientras sus labios pedían perdón mil veces yo no podía hablar, él lo notó y me sopló aire varias veces como se hace con los ahogados, me trajo agua, me mojó las muñecas y me preguntó que podía hacer para que yo me sintiera mejor.

Sin dudarlo le pedí:
- Cántame la canción que más te guste.

Y él cantó.
Abrazados los dos me cantó una de Edih Piaf que habla sobre no arrepentirse de nada ni lamentar el bien o el mal que hayamos cometido pues todo está olvidado y nada importa más si somos capaces de empezar de cero.

Cuando terminó, él me dio las gracias por ser tan buena y me explicó que la única cosa caliente que nunca se enfriaba eran las lágrimas. Ese día pensé que yo había vencido, por fin, al frío maldito que se lleva a mis hombres, pero no, sólo se retiró a un rincón y regresó meses después a convidar a mi soldado a unos tragos que hicieron que sus manos quisieran golpearme incluso sin estar soñando.

Después de muchos días bebiendo dejé de parecerle buena y me convertí en el enemigo a ser aniquilado. Golpes, insultos, humillaciones y el dramático final de los adioses que huelen a cerveza.

Siempre pierdo las guerras.

El frío siempre se lleva a mis soldados lejos de mí y me recuerda que algunos hombres han pasado tanto frío que nunca más encuentran la manera de calentarse del todo.

Al menos no conmigo.

Y la culpa es de mis ojos, que miran demasiado cuando me están matando.

Isabel Salas

Del libro TE CONTENGO
disponible en AMAZON

LIBROS DISPONIBLES EN AMAZON

SILVIO RODRIGUEZ


Sus canciones, en mi corazón, suelen ser un barredor de tristezas, como dice él en Rabo de nube, me recuerdan que a pesar de lo que pesan "los  pesares", no me aplastaron, que no me muevo en el lado oscuro de la fuerza y que aún puedo emocionarme con la poesía como cuando tenía nueve años y trataba de entender que era eso de "caminante no hay camino se hace camino al andar", que me sonaba a un tipo de enigma secreto que sólo los mayores podían entender, sin comprender que yo estaba dando los primeros pasos en mi senda y que mis pasos la forjarían como dibujaron la de Machado y otros caminantes.

He ido viviendo mi vida con la compañía de diferentes poetas y diferentes voces y desde luego la de Silvio Rodriguez es una de las más importantes. Me voy haciendo vieja y me gusta sentarme a veces a escuchar un disco suyo como quien se sienta a tomarse un café con una amigo, sin más, emocionándome siempre con esa promesa de amar "aunque tenga final", que es la manera más perfecta de amar que he encontrado hasta ahora.

Lo de cada palabra desatando un vendaval es lo que he intentado aprender de él y usar ese saber en mis poemas, imaginando al releerlos después de darlos por terminados, si consigo desatar alguna cosa en quien me lee, aunque sea una modesta brisa que selle pactos entre la luz y las sombras, porque eso sí, ya aprendí que luz solo hay una, sombras, millones.

He envidiado algunas de sus metáforas con esa envidia total y absoluta que nace de la admiración completa y más de una vez he cantado sus canciones sólo para sentirme diez años más joven o tal vez diez años más feliz, quién sabe.

Silvio Rodriguez me ha acompañado en mis horas de carretera metido en un pen drive y me ha ayudado a llorar cuando las lágrimas eran tantas que no conseguían organizarse para salir a chorros, tal y como las circunstancias merecían.

No sé muy bien si escribo esto como una especie de obligación moral cósmica de que se sepan ciertas cosas en medio de este desbarajuste que a veces me hace perder la perspectiva, o para que sepáis que muchas veces he imaginado como él dice, que soy su dama, que él era el niño de mi clase que me llevaba los libros y confesar que deseo que cuando él haga su testamento y cierre puertas soñadas me dedique esa canción con sabor a sonrisa de manantial como si me conociera.

Yo también le debo canciones y poemas a algunos pecados, pero me he propuesto no morirme sin dedicarle unas palabras a las personas que sin conocerme me han abrazado más veces que los que me rodeaban. Entre ellos, los abrazos de Silvio Rodriguez me suenan a hojas convertidas en cristal, pisadas por el unicornio azul más buscado de la historia y a sonrisa, a suavidad y ganas de decir gracias por todo, preciosa voz.

Isabel Salas




CONMIGO


Y yo, 
que nunca quise ir a la guerra, 
tuve que organizar una 
para no morir.

Tuve que hacerme
guerrillera en la sierra,
aprender a luchar
a la luz de la luna
y entender que es la muerte
quien te enseña a vivir.

Yo, que mecí tu cuna
y te llevaba al parque,
tuve que hacerme fuerte,
y entender que cuidar,
también es combatir.

La lista del mercado
se llenó de palabras
de lucha y de disputa,
y por eso hay quién diga
que más que una mamá,
enloquecí,´
perdí el control
y soy sólo una puta.

Cambié las nanas
por canciones marciales
letras de amor
por músicas paganas,
y regresé a la escuela,
para cursar nuevas asignaturas,
que me permitan,
defender tu tutela.

Y allí,
entre oficinas y jefaturas,
aprendí muchas cosas.

Que no estoy sola, 
que somos miles,
que las espinas 
preceden a las rosas.

Y mientras digas,
"mamá, 
yo quiero estar contigo"
lucharé con quién sea
para que estés conmigo.

Isabel Salas




viernes, 8 de septiembre de 2017

ABRAZO AÑEJO


Para las penas viejas,
poemas nuevos,
y renovadas 
flamantes buenas caras
para los malos 
tiempos longevos.

Nuevas ovejas
cantando el mismo salmo,
gritando el mismo amén,
para que nada obstruya
el chorro de aleluya
que bebe el palafrén.

Y en cada nueva muerte,
el mismo rostro triste
de cadáver inerte.

Inocencias frustradas
esperanzas podridas,
convicciones perdidas.

Y el mismo canto,
sumiso canturreo
que agradece el espanto
a esos crueles dioses
que imponen las llegadas
y los adioses.

Lo nuevo nace 
para hacerse viejo.

Por un instante
se abrazan ambos
en un abrazo añejo.

Y se despiden
desconsolados,
sin entender
porque nacen y mueren,
abandonados.

Isabel Salas





domingo, 27 de agosto de 2017

PAZ Y RISAS


No es tanto pedir, después de haber vivido ya más de la mitad de la jodida vida, un poquito de paz. 

Ni siquiera toda la paz del mundo, no soy Miss Universo, para desear esas paces mundiales, tan lindas, tan con bikini y tan cuerpo perfecto. Yo me conformo con una paz chiquita que rodee mi cuerpo como un escudo protector, y que funcione, que realmente funcione y me proteja de parte del mal universal, como un planeta de película con su escudo activado gracias a la acción heroica del protagonista. El valiente guerrero que cuando faltan tres segundos para que sea disparado el rayo cósmico destructor de planetas, y a riesgo de su propia vida, consigue la clave alfanumérica que reactiva el bendito escudo magnético segundos antes de que los aliens disparen.

Alguien me dijo una vez que él estaba en mi planeta y yo me lo creí. No fue a la primera, tuve que hacer un gran esfuerzo, creerme aquella frase letra por letra, una a una cada sílaba y usar aquella convicción para matar el miedo de creer en cosas grandes que me desbordan dentro. Tardé un buen tiempo, pero al fin lo creí todo. Sin dudar, sin luchar, sin esperar el mal, creyendo que él sabría activar el escudo cuando llegase la hora.

Y no.

Cogió su nave, se alejó de mí y lo que activó fue el rayo cósmico destructor de planetas y de corazones. La clave alfanumérica voló por los aires, con la clave de sol y todas las canciones.

Quedó el silencio muerto de vacío total que queda cuando el sombrero mágico se traga las palomas y así estoy ahora, flotando en el vacío esperando el nuevo Big Bang que recomience todo, y espero, como no,  que esta vez sea verdad cuando me digan que están en mi planeta.

Que sea verdad y el guerrero luche por encontrar la clave.
Que sea verdad, y el escudo funcione.
Que sea verdad, muy verdad y, por fin, se sienta la paz y se oigan las risas.

No es tanto pedir.
Si te fijas bien, es bien poquito.

Isabel Salas


sábado, 19 de agosto de 2017

CARTA DE AMOR



Me gusta saber que aún vivo en tu memoria, hace que me sienta bonita de nuevo, sonriente, juguetona, suave y feliz. Me reconcilia con el mundo, me ilumina por dentro y vuelvo a sentir esa gratitud cantarina  que me habitaba cuando eras parte de mi vida.

Dicen que los grandes amores son eternos, y debe ser verdad, porque yo también siento que aún vive dentro de mí el mismo sentimiento que me inspirabas. No está menos resplandeciente ni más ajado, está intacto, igual de precioso, idéntico a como era y a como sé que será cuando pasen más meses y más años.

Las circunstancias nunca estuvieron de nuestro lado y sin embargo tuvimos la suficiente sabiduría para amarnos de aquella manera inesperada, improvisada y sin promesas que nos permitió ser parte uno del otro durante el tiempo aquel que duró lo que tal vez nunca debería haber empezado.

Recuerdo el primer beso, y sin embargo no recuerdo el último, recuerdo tu olor y el tacto de tu pelo, tu sonrisa, tu altura y el color de tus ojos, pero olvidé otras cosas menos importantes como lo último que hablamos, que ropa llevabas o que día era.

Dicen que los grandes amores son para siempre, y pase lo que pase siguen vivos mientras estemos vivos nosotros y debe ser verdad. No recuerdo haberte dicho nunca que te quiero, al menos no con palabras aunque sé que mis ojos te lo gritaron más de una vez y mi piel te lo demostraba cada vez que la tocabas, sin embargo, recuerdo una vez, en mi patio, en que casi te lo dije y antes de que terminara de abrir la boca me pusiste un dedo en los labios para que no lo hiciera. 

Los dos fingimos no notar mis lágrimas cuando me dijiste que no me enamorara, que no eras bueno y yo, que no tuve el valor de decirte que ya era tarde, me he preguntado muchas veces, que habría pasado si ese día te lo hubiera dicho en vez de hacerte caso. Me gustaría saber que habría pasado si en vez de llorar te hubiera dicho que ya te quería.

Dicen que los grandes amores son imborrables y el mío por ti, hubiera merecido pasar a la posteridad con un "te quiero" al menos. Un "te amo" chiquito, de esos que casi no se oyen pero impregnan el alma con su eco para poder oírlos el día de mañana, y que nos calienten cuando la soledad nos haga sentir el frío maldito de la ausencia.

Dicen tantas cosas de los grandes amores... y ninguna se parece a las que digo yo cuando tu nombre se acerca a mis labios y me quedo con ganas de dejarlo salir, para saborearlo una vez más como lo hacía antes de besarte.

No entiendo mucho de grandes amores, pero sé que te quiero como siempre te quise. No sé si mi amor es grande como deben ser los grandes amores esos tan comentados. Dicen que son infinitos, perpetuos, perennes como las hojas imbatibles, el mío, tal vez no llegue a tanto, pero me gusta saber que aún me recuerdas y que me lo digas, me hace sentir de nuevo ganas de agradecer por haber sabido amarte cuando lo pude hacer.

No sé si lo bastante, o si lo necesario, pero te amé y te amo como lo puedo hacer, a mi manera, sin alardes ni gritos, sin cobranzas ni celos, sin decir que te quiero pero sabiendo que sabes que lo hago y sé que tú también.


Isabel Salas






domingo, 13 de agosto de 2017

ES LEGAL SER INMORAL



Ya no hay Tierra Libre, no quedan islas desiertas ni Oestes salvajes.

Ni un sólo rincón se salvó de ser invadido por la mediocridad burocrática y pegajosa de los Servicios Sociales. El manto gris de las leyes absurdas nacidas de las mentes dogmáticas de nuestros amados políticos, cubre toda la tierra.

Es legal que el violador de mujeres se case con su víctima para evitar la cárcel, y también lo es que maten a pedradas a la adúltera. Es legal que una psicóloga vengativa y estéril le arranque el bebé de los brazos a una madre desempleada para entregarlo a una familia de acogida. Está dentro de la ley que una mujer maltratada durante años, se arrepienta de haberse separado cuando constate que sus hijos deberán convivir con su verdugo lejos de su amparo, pues la ley ha decidido que nada impide a un marido golpeador o insultador ser un excelente padre, y la ley nunca se equivoca.

Es completamente legal que los jueces entreguen niños violados a sus violadores para curarlos del falso síndrome que inventó un pedófilo llamado Richard Gardner hace unos años en EEUU, un médico sin escrúpulos, secundado por psicólogos inmorales, que se enriquecieron y se siguen enriqueciendo vendiendo niños a sus torturadores mientras etiquetan a sus madres de locas por denunciar los abusos.

Es legal y eso no quiere decir que sea moral, simplemente que es legal, como lo son y lo fueron tantas cosas.

Aconsejan a la mujer a denunciar los malos tratos, y cuando lo hace le quitan sus hijos por hablar mal del hombre que les arruinó la vida a ella y a sus niños, acusada de alienación parental, y si no lo hace se los llevan los servicios sociales acusándola de cómplice.

Mi conclusión es que así como lo cortés no quita lo valiente, lo legal no quita lo inmoral y echo en falta un pedacito de Tierra Pura, libre de esta locura, un pedacito dónde empezar de cero sin tener que luchar con mis fuerzas de hormiguita contra este Goliat perverso y cruel que se llama sistema, como podía llamarse infierno o manicomio.

Isabel Salas

domingo, 6 de agosto de 2017

VIVO


HOME


Hace tiempo que no voy dónde quiero, sino donde tengo que ir. 

Las circunstancias y las venganzas de un cierto indeseable, así lo ordenan, y yo, que detesto mentir, le pongo al mal destino buena cara y le sonrío, me sonrío, nos sonreímos y nos concentramos para juntos, conjugar el verbo sonreír desde todos los ángulos imposibles y en todas las direcciones posibles.

Por dentro, sin embargo, pienso que las circunstancias son unas perras malditas sin sentido del humor y que no merecen ese esfuerzo, la única persona que lo merece es la dueña de la manita que se entrelaza con la mía para cruzar las grandes avenidas mientras nos dirigimos, sin ganas, a esos destinos indeseados.

Recuerdo otros momentos, cuando yo decidía en qué cama dormir, en qué tren subir y dónde bajar. Sin horarios, sin explicaciones, sin prisa, sin nadie esperando en casa, sin teléfono celular, sin ruedas en las maletas, sin internet, sin reptilianos, sin vídeos de gatos ni gafas de cerca ni  hijos.

Eran otros tiempos, otras circunstancias, otros cielos, otros zapatos.Todo era otro, hasta yo misma era otra.

Hoy en día, cuando mí teléfono me pregunta dónde quiero ir, y mi red social se interesa por lo que estoy pensando, me quedo analizando en como han cambiado las cosas y en lo absurdas que parecen a veces,  cuando la pregunta más cariñosa del día te la hace el programador de una aplicación a quien nunca verás y la más absurda, una psicóloga que no te conoce de nada y a quien le importas menos aún, y que ni intenta poner cara de inteligente para esconder el tedio que le producen tus respuestas.

Me vienen a la cabeza una lista de interminable de lugares a los que no deseo ir y a los que somos arrastradas mis hijas y yo por las circunstancias y sólo se me ocurre uno a donde sí me gustaría ir: "a casa".

Y no esa casa de tejas y ladrillos situada en la calle tal número cual, sino a la casa esa que los ingleses llaman home y que yo identifico con ese estado de espíritu que te invade cuando te levantas sin miedo, vives sin temer al nuevo golpe que la jornada te tiene reservado y te vas a dormir en paz.

Ese estado de "hogar" dónde cuando tu niña te pregunta dónde vamos, le puedes responder con tu mejor sonrisa:

- Dónde tú quieras, preciosa.

Porque no hay circunstancias endiabladas, propiciadas por un indeseable, que le obliguen a arrastrarla  a lugares dónde nadie quiere ir.

Isabel Salas





miércoles, 2 de agosto de 2017

EL PORTAZO




















Sonó como un tiro con eco para los vecinos, pero para ella fue el cohete de fiesta que celebraba su libertad. Él se había ido por fin. 
Aleluya.

Isabel Salas










miércoles, 26 de julio de 2017

PENSAEMAS


Me sigue gustando la palabra "pensaema" tanto como el día que la usé en mi primer libro para tratar de ponerle un nombre a mi trabajo y evitar debates. Mi intención siempre fue prevenir las discusiones (adivinadas interminables) que podrían surgir sobre si lo que yo hago es poesía o no, literatura o no, arte o no, bueno o no.

No es que no me guste discutir sobre determinados asuntos (que me gusta), es que no le veo interés a este tema en particular. Como lectora, he tenido y tengo mis preferencias y no las discuto. Cuando decido pasar unas horas leyendo escojo lo que me apetece leer en ese momento, sea poesía o prosa, sea con ganas de estudiar y aprender o simplemente por relajarme un rato y disfrutar. Lo mismo abro mi carpeta de pdf´s pirateados, para leer algo de ken Follet que tomo un libro de papel entre mis manos (sin ninguna parafernalia litúrgica  ni integrista), y leo lo que tengo a mano porque algunos días me da lo mismo leer en portugués que en español y otros no.

Leo sin culpa y sin pedir perdón y tengo mis preferencias personales que con los años han ido cambiando para peor o para mejor según los momentos, mis circunstancias personales, mi ubicación geográfica, la edad de mis hijas, el tiempo disponible, las lecturas que me recomienda el hombre amado y otros muchos factores tan importantes o tan chorrada campestre como los enumerados.

Es inevitable que lo que escribo, a algunas personas les guste mucho y a otras nada, que algunos lloren y se emocionen con mis escritos y otros piensen honestamente que son feos, facilones, llenos de palabras comunes o tengan de literario lo que una gasolinera tiene de templo de la sabiduría, y eso me parece genial. 

De la misma manera que yo escojo leer determinado autor o determinado libro, quiero que otras personas decidan leerme a mí o descartar mis libros como basura cósmica y eso no me causa ningún problema. 

Admiro la capacidad de los animales de hacer lo que deben hacer en el momento justo sin importarles demasiado qué pasa a su alrededor. He aprendido mucho con mis gatos, duermen cuando les entra sueño sin preocuparse ni por el pasado ni por el futuro y menos aún de si están llenando de pelos mi chaqueta negra. Así soy yo cuando escojo pasar una tarde leyendo en el blog de Francisco Alvarez Hidalgo o en las páginas de Pedro César A. Verde, o de Batania (neorrabioso) por nombrar algunos de los lugares donde suelo perderme, y así quiero que se sientan las personas que escogen leerme, bien comprando mis libros o en el blog: como un gato feliz durmiendo tranquilo donde le sale de los cojones, porque está en su casa y se siente a salvo. Si lo que hago se llama poesía, mayonesa o pensaema, es  tan importante como estar dormido encima de la colcha cara o de la camiseta del cole. 

Hace unos días me echaron de un grupo supuestamente literario porque defiendo que puedo hablar de cualquier asunto usando palabras sencillas y allí creen que eso me convierte en una especie de criminal poética que no quiere crecer ni se preocupa con unos determinados parámetros (considerados sagrados por su líder) que deben tener los textos para ser catalogados como poseedores de cierta categoría.

La verdad es que no me interesa. 

Tengo cincuenta años, casi los mismo como lectora y mis propias opiniones sobre lo que es basura o no. De la misma manera que a mí me dan vergüenza ajena algunas cosas que veo publicadas por ahí, entiendo  que a otros les pase lo mismo con lo que publico yo y a todos los que me leen con gusto o con disgusto les digo lo mismo, será poesía o no, literario o no, pero es lo que hago, lo firmo, pongo mi nombre, mi cara y no me escondo detrás de mascaritas ridículas, caretas de comic, ni nombres fantasiosos como hacen otros para publicar textos serios, románticos, de terror o eróticos con miedo que los lea su abuela y les regañe o qué sé yo.

No tengo vergüenza de mis pensaemas, ni de mis cuentos, ni de mis canciones. Algunos al releerlos después de algunos años me provocan la misma sensación que las fotos de cuando tenía  quince años, risa, sorpresa y hasta ternura o espanto, porque las modas cambian, los peinados cambian, la forma de leer o de escribir también y así es la vida. No quemo mis fotos de adolescente ni borro mis escritos de esa época, si me entran ganas de publicarlos lo hago y ya está, si gustan más o menos, está genial.

La palabra pensaema, por la que me preguntaron varias veces en las últimas semanas, me sigue pareciendo tan válida como el primer día y no es una manera de esconderme, avergonzada de que mi trabajo pudiera nunca ser considerado poesía seria o de calidad.

También sigue siendo válido mi deseo de evitar discusiones.

Muchas gracias a los que apoyan lo que hago, les gusta, lo comparten y me cuentan que les hizo sentir como gatitos dormidos en una tarde de paz domestica.

Isabel Salas